martes, 2 de diciembre de 2008

Las Seis Citas Del Apocalipsis (Parte III)

"No había visto a esta chica desde que trabajábamos juntos. Cada mañana, antes de entrar a currar, me pasaba por su edificio para verla unos minutos, respirar un poco de la paz que irradiaba, guardar el rifle de francotirador con el que pensaba entrar en los informativos de las tres y poder volver a mi gris oficina a aguantar otro día de insufrible rutina

(Quien dijo que el trabajo de guionista es maravilloso y lleno de glamour porque trabajas desde casa y rodeado de estrellas no sabe de que habla. No ha estado en una serie en la que escribes en un cubículo, hacinado con otros 4 desgraciados, con un cristal por el que la gente se asoma a mirar como escribes. Hay un cartel en ese cristal. En él pone: "no echar de comer a los guionistas")

Hace un par de semanas conseguí su facebook y utilicé mis más sutiles artimañas para coincidir con ella... estas artimañas incluían termos de café y música lo más estridente y ruidosa posible para no dejarme dormir mientras esperaba durante horas a que cambiara su estado en el facebook para coincidir con ella (Cuando descubrí que el facebook tenía chat mi vida cambió muchísimo... bueno, no es cierto, pero se hizo un poco menos preocupantemente obsesiva).

La cosa es que al final conseguí engaña... digo, convencerla de que soy un tío simpático y normal con el que se puede quedar para tomar una pizza, ver una peli e ir a un concierto. Y fue una tarde genial en la que además de hacer todo eso descubrimos que yo era mucho mejor arquitecto borracho que ella sobria, y que le quedarían estupendamente los fracs de una de las tiendas culturales que vimos esa tarde... (vale, pasamos por La Jugetería, ya está, ya lo he dicho... no sé que tiene esa puñetera tienda que hace que de repente las conversaciones sean mucho más fluidas e interesantes).

Acabamos en casa, viendo una peli, contándole entre susurros un cuento de terror (si, lo sé, pero seguro que aquí quien más y quien menos le ha contado un cuento a su pareja para llevársela a la cama) y dándole uno de los masajes más sensuales que recuerdo haber hecho, cuando de repente me recuerda que tenemos que irnos al concierto, que ha quedado con un amigo suyo del último rodaje que había tenido. Pasados un par de minutos conseguí levantarme y fuimos para allí.

El chaval era genial, encantador, alto y hacía trucos de magia. Era como Barney, pero sin tener que ponerse traje. Ella evidentemente se quedó a su lado durante todo el concierto, mientras yo bebía una copa tras otra, sonreía mientras miraba a la cantante que confundía mi nombre y me preguntaba donde demonios había dejado el rifle de francotirador.

Acabó el concierto y me ofrecí a acompañarla hasta la parada, pero entonces nuestro amigo también se ofreció y yo recordé de pronto que era mi fiesta fin de rodaje y que mis compañeros debían estar de fiesta por allí, en alguna parte."

-Joder, lo siento, que te hagan eso es una putada...

-Ya, bueno... dice un viejo proverbio árabe que cuanto más bonito es un sueño, menos tardas en despertar... este lo era tanto que debía haber durado el latido de un amante. Debería sentirme inmensamente feliz con lo que duró.

-¿Por qué no les dices a tus citas esas cosas? Seguro que tendrías más éxito.

-Bueno, no sé... a ver si la veo esta noche por el messenger, le pregunto que tal todo, nos reímos y le pregunto que si hace algo la próxima semana...

-Oye J... que sé que es una putada, pero que se fue con otro...

-No, si no es por eso, si la llamaré para saber de ella, como está, hacerla reír... la próxima semana hay una fiesta del curro antiguo... imagino que le hará ilusión ir...

-J... que se fue con otro...

-De todas formas seguramente quedemos, la noche empiece de maravilla, tengamos un malentendido, yo haga alguna estupidez en algún momento de la noche, y luego cuando intente arreglarla, la cagaré algún más. Me borrará del messenger, del face book, de las felicitaciones de navidad. No se lo voy a reprochar, porque será lo más lógico que podría hacer, pero me joderá mucho perderla...

-Joder J...

-¿Si, MGM?

-¡Que se fue con otro!

Si es que a veces creo que mi psicólogo tenía razón con lo de mi comportamiento obsesivo. Mañana vuelvo al tratamiento.

11 comentarios:

Claudia dijo...

que facil es contar una historia "real" y digo "real" porque has contado lo que has querido y como has querido, y sin darle ese toque fantastico que le sueles dar.
Seguro que este comentario no lo publicas o si...

La Sin Nombre dijo...

Como personaje dela primera cita aseguro que toque fantástico... no siempre ^^

Luis Antón dijo...

Juer macho, tiene un aire todo así como a Woody Allen... Sigue así ;)

sergio dijo...

Coincido plenamente con Luis :)

Anónimo dijo...

J... tio, que te he dicho que cuando quedes con una tia, que sepa que es una cita, y que la lleves hasta su casa, aunque suene anticuado hasta la parada del bus es una putada, a las mujeres les gusta que las vayan a dejar a la casa, ademas con eso tienes cien mil excusas para subir a su piso. vamos que yo te tengo mucha fe y que las malas citas son porque no te sabes explicar. vamos J... desde chile todo mi apoyo, pero hazla bien, no dejes que otros te quiten a la chica. no seas #suprimido por taco#, porque no lo eres. un besote y saludos a moni

BELTRÁN dijo...

Josemi, lo importante es lo que proyectas.Que no te vea que te la quieres follar.Tú haz como yo, con indiferencia, aunque no tengas moto.Ya verás como la cosa cambia.

Guildor dijo...

No quiero preguntarle a Beltrán por qué oscuros caminos ha llegado aquí, pero en fin, os presento a uno de los cuatro desgraciados que estaba en aquella pecera para guionistas.

gran guionista, gran amigo aunque se lo diga poco, y una vez, hace mucho tiempo, llevó a 300 valientes a morir en las termópilas.

Yo lo sé, porque también estaba allí...

...¡Y NO, NO ERA EL JOROBADO!

Anónimo dijo...

Pues yo diría que sí que lo ha publicado Claudia ;). Parece que no es tan malo el león como lo pintan, ni el J... como lo pintas tú... Bueno, malo malote, un rato, que para eso ahora vive en chueca!!!! XDDDD

Javi

LaLúa dijo...

Te recomiendo la estrategia del cabuquero palmero; Barrenar con cartuchos de dinamita hasta que el hueco sea lo suficientemente grande para entrar. (en sentido figurado, por supuesto)

Guildor dijo...

Miedo me dan tus consejos, Lalúa... pero me apuntaré lo de las explosiones como método alternativo al rifle de francotirador para mi debut en los informativos de las tres.

P.D. Las palmeras estáis locas.

Barbijaputa dijo...

Beltrán;

"Que no te vea que te la quieres follar.Tú haz como yo, con indiferencia, aunque no tengas moto".

Pero si se os ve el plumero de todas maneras...